240/150 mmHg

Últimamente he estado un poco delicado de salud y, aunque hiciera caso omiso a los médicos, parecía que estaba yendo a mejor. Y digo parecía, porque, hace unos días mientras estaba trabajando, empecé a sentir una presión bastante fuerte en la cabeza, dolor epigástrico, taquicardia y una ligera disnea. Preocupado por sufrir un mal mayor, fui al hospital San Giovanni Evangelista en Tivoli.

A los pocos minutos de llegar fui atendido con bastante celeridad por el equipo médico y fui trasladado a la U.T.I.C. debido a una crisis hipertensiva severa. Afortunadamente todo quedó en un susto. Mi hipertensión se debía a mi malsana costumbre de fumar y beber café como si no hubiera un mañana. Es cierto que lo había dejado con anterioridad, pero, volví a recaer, soy humano.

Después de estar una semana ingresado en el hospital pude volver, con cierto aire apesadumbrado, a mi rutina diaria. Ahora toca vida sana in corpore sano.

Comenta este artículoPor favor, trata de ser respetuoso. Gracias.

Tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.